La población de Connecticut

En este año, Connecticut densidad de población era 286.7 p / km². Si la tasa de crecimiento de la población sería igual que en el periodo 2010-2014 (+0.16%/Año), Connecticut la población en 2020 sería: 3 630 815*. Las mujeres constituyen aproximadamente el 51,6% de la población, con el 48,4% hombres. En 1790, el 97% de la población de Connecticut fue clasificado como 'rural'. El primer censo en el que se clasificó a menos de la mitad de la población rural era de 1890. En el censo de 2000, era sólo el 12,3%. De acuerdo con el censo nacional de 2000 de la Oficina del Censo de los Estados Unidos la población de Connecticut era de 3.405.565 habitantes, un crecimiento del 3,6% en relación a la población del estado en 1990, de 3.287.116 habitantes. Connecticut cerró 2018 con una población de 3.572.665 personas, que ha supuesto un descenso de 1.215 personas, respecto a 2017, en el que la población fue de 3.573.880 personas, con lo que varió un 0,03% en el último año. Es el 29º estado de Estados Unidos en cuanto a población se refiere. Connecticut, con 249 habitantes por Km 2, es un estado con mucha densidad de población. Pero Melvin Medina, director de políticas públicas y defensa de la ACLU de Connecticut, le dijo al CT Mirror en una historia anterior que Lamont debe articular públicamente un plan claro para reducir la población encarcelada y empoderar a diferentes agencias estatales para que trabajen juntas para garantizar que las personas no sean ... La población de Connecticut tiene la oportunidad a pescar a no más de 5 millas de su residencia. Las aguas dulces de Connecticut le ofrece pescar peces tales como la Trucha, la Lobina, el Lucio Norteamericano, y el Panfish. Si su preferancia es pez de agua salada, las aguas de Connecticut le ofrece pesca peces tales como

Abren Call Center en consulado de Nueva York; Jaquez resalta avances tecnológicos y personal

2020.09.23 01:01 miguelcruztejada Abren Call Center en consulado de Nueva York; Jaquez resalta avances tecnológicos y personal

Abren Call Center en consulado de Nueva York; Jaquez resalta avances tecnológicos y personal
NUEVA YORK._ Un moderno Centro de Llamadas (Call Center), fue abierto ayer lunes en las oficinas del consulado general dominicano con sede en esta ciudad en un acto encabezado por el cónsul Eligio Jaquez y varios funcionarios consulares.
El cónsul resaltó los avances tecnológicos y la preparación del personal que responderá a las llamadas de los comunitarios para dar respuestas a las búsquedas de información sobre variados servicios y otras necesidades.
Jaquez, añadió que con el Centro de Llamadas, la sede consular amplía la cobertura para aumentar las facilidades y elevar la eficiencia de los servicios a la comunidad radicada en los estados en la jurisdicción de la sede, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Connecticut y otros en el noreste de Estados Unidos.
“Este centro de llamadas viabilizará el contacto con los usuarios sobre los diferentes servicios que ofrece el consulado dominicano aquí”, dijo Jaquez. “Paulatinamente realizaremos adecuaciones operativas que permitan cada día más acercarnos a la población dominicana y de otras nacionalidades que requieran de nosotros para que sientan la satisfacción de recibir los servicios consulares con la prontitud y calidad requeridas”, agregó el cónsul general.
Definió el centro como un importante punto de apoyo a los dominicanos que abarca la sede, porque además de los servicios que ofrece, dará respuestas a interrogantes que se formulan los ciudadanos, sin tener que trasladarse a las oficinas consulares.
El número de la central del consulado, el 1212-768-2480, es el canal al que pueden comunicarse los usuarios teniendo siete operadores que laborarán de lunes a viernes de 9 de la mañana a 3:30 de la tarde, horario regular de trabajo en la sede.
En la apertura estuvieron presentes Alejandro Rodríguez (Tontón), Antonio Jaquez, el ingeniero John Sánchez, Ramona Almonte (Monín) y otros integrantes del personal de la sede.

NUEVA YORK._ El cónsul general Eligio Jaquez, deja abierto el Centro de Llamadas (Call Center) en la sede consular ayer lunes 21 de septiembre 2020. (Fuente externa).
submitted by miguelcruztejada to u/miguelcruztejada [link] [comments]


2019.04.09 07:56 NoMeVoyMeQuedo Martes, 9 abril 2019 - 02:04 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Enviar por email Ver 11 comentarios El antropólogo Stephen Smith avisa: "A más ayuda al desarrollo, un número cada vez mayor de africanos tendrá los medios para abandonar África". A España podrían llegar 9 millones en 20 años

Stephen Smith (1956, Connecticut) es uno de los mayores expertos mundiales en África. Ha sido durante varios años corresponsal en África occidental y central de la agencia France Press y de Reuters, ha dirigido la sección de África de periódicos como Libération y Le Monde, ha sido analista de la Organización de las Naciones Unidas para temas africanos y, desde 2007, imparte clases de Estudios Africanos en la Universidad estadounidense de Duke.
La tesis que expone en el libro La huida hacia Europa es sencilla. Mientras Europa envejece y se despuebla, África crece y rebosa de jóvenes: un 40% de sus habitantes tiene hoy menos de 15 años. A esa explosión demográfica se suma que, por fin, el continente comienza a salir de la pobreza absoluta, lo que significa que cada vez más personas disponen de los medios económicos necesarios para sufragarse el viaje hacia Europa en busca de un futuro mejor.
Todo desembocará en una oleada masiva de inmigrantes africanos hacia Europa que hará que dentro 30 años en el Viejo Continente se cuenten entre 150 y 200 millones de africanos, frente a los nueve que hay hoy. Sólo a España se calcula podrían llegar nueve millones de subsaharianos en los próximos 20 años.
África, especialmente el África subsahariana, está experimentando un crecimiento demográfico históricamente sin precedentes. ¿A qué se debe? En la década de 1930, la población de África era de unos 150 millones de personas, una cifra muy baja en un continente históricamente subpoblado y con un tamaño equivalente a más de seis veces Europa. Gracias a la mejora de la higiene y la atención médica, la población de África ha aumentado a 1.300 millones y alcanzará los 2.400 millones de habitantes en el año 2050. Como resultado de la rápida rotación generacional -la mitad de la población es «reemplazada» cada 18 años por los recién nacidos- hoy cuatro de cada 10 africanos son menores de 15 años. Usted pronostica que muchos de esos menores emigrarán a Europa en los próximos años. ¿Por qué? El que el 40% de los africanos actuales sean niños será uno de los principales impulsores de esa emigración. África es un continente donde el «principio de ancianidad» aún prevalece, donde a los ancianos se les concede inmediatamente prestigio, autoridad y riqueza, especialmente a los ancianos hombres. Los jóvenes tratan de escapar de ese gobierno patriarcal, de esa gerontocracia, y de buscar mejores oportunidades de vida en el extranjero. En conjunto, el rápido crecimiento demográfico y la excepcional juventud del continente africano provocarán una migración masiva a Europa tan pronto como más africanos tengan los medios necesarios para hacer las maletas y salir. Porque usted afirma que, en contra de lo que pensamos, los africanos que emigran a Europa no son los «pobres entre los pobres» sino personas con ciertos medios económicos para poder sufragarse el viaje... Estamos atrapados en tres clichés. Creemos que «los más pobres de los pobres» huyen de un continente que es un «infierno» para comenzar una nueva vida en el «paraíso» europeo. Pero para viajar a Europa, dependiendo por supuesto del punto de partida desde el sur del Sahara, se necesitan al menos 2.500 euros, más que la renta per cápita media de muchos países subsaharianos. Así que no son los más pobres sino los miembros de la emergente clase media africana los que emigran, los mejor educados. A excepción de aquellos países en crisis existencial como Somalia o Sudán del Sur, la mayoría de los migrantes dan la espalda a los estados en los que depositamos nuestras esperanzas de un futuro mejor en África: Senegal, Costa de Marfil, Ghana, Nigeria, Kenia, Sudáfrica... Para ellos, Europa es el mejor lugar al que ir no solo porque es la isla de prosperidad más cercana, sino también porque es la capital mundial de la seguridad social: la mitad de los fondos invertidos a nivel mundial en salud, educación y jubilación se gastan en Europa. Pero su riqueza no convierte a Europa automáticamente en un paraíso para los migrantes africanos, como lo demuestran las dificultades de la integración. El malestar de la segunda generación, aquellos nacidos en suelo europeo, debería alertarnos sobre el hecho de que la integración no es simplemente una cuestión de ingresos. Es el esfuerzo mutuo el que convierte a los extranjeros en vecinos y, eventualmente, en compañeros. Los ciudadanos requieren más que dinero. Es como el desarrollo: no es suficiente dar dinero a países en vías de desarrollo para que se desarrollen. Usted considera que la ayuda al desarrollo es un modo de subvencionar la inmigración, ¿no? A corto plazo, y en el supuesto cuestionable de que la ayuda externa ayude realmente a los países en vías de desarrollo a desarrollarse, cuántos más africanos salgan de la pobreza absoluta más emigrantes potenciales habrá, ya que un número cada vez mayor de africanos tendrá los medios económicos para poder abandonar su continente. ¿Es esta una buena razón para no ayudar a África a ser más próspera? Ciertamente no. A largo plazo, una África verdaderamente próspera, que pueda satisfacer las necesidades de sus habitantes, nos interesa a todos. En la actualidad hay alrededor de nueve millones de africanos en Europa. Según sus predicciones en 2050 podrían llegar a ser entre 150 y 200 millones. ¿No está siendo alarmista? No, eso es lo último que querría ser. Pero para explorar las incertidumbres del futuro solo se puede partir de lo que se conoce, es decir, de los precedentes históricos. Uno de los muchos precedentes históricos que analizo en mi libro es el de la inmigración mexicana a Estados Unidos entre 1975 y 2014: doce millones de mexicanos entraron, junto con sus hijos, en Estados Unidos, creciendo hasta convertirse en una comunidad mexicano-americana de 30 millones, es decir, algo menos del 10% de la población de EEUU. Si África alcanzara ahora un nivel de desarrollo comparable al de México en 1975, entonces deberíamos esperar un flujo hacia Europa que desembocaría en unos 150 millones de afro-europeos en los próximos 30 años. La población europea está envejeciendo. ¿Puede la llegada de esos millones de jóvenes africanos ayudar a sostener por ejemplo el sistema de pensiones de jubilación? No creo que los jóvenes africanos puedan, ni deban, ser «combustible de jubilación» del Viejo Continente. En primer lugar no sólo son homines economici, sino personas reales en busca de una prosperidad no sólo material. Su bienestar no se garantiza con un cheque. Y en segundo lugar, esos jóvenes africanos no pueden corregir el envejecimiento de los sistemas de seguridad social de Europa porque el índice de dependencia -la proporción entre contribuyentes y beneficiarios- no mejorará a causa de su presencia: por cada trabajador africano que contribuya al sistema habrá que contar también a sus hijos (generalmente son familias más numerosas que la media europea) y quienes tendrán legítimamente derecho a la educación y la sanidad públicas. Hablar de la inmigración como una «necesidad demográfica» es una falsedad, una estúpida falsedad: no se «reemplaza» a un europeo por un africano quien, a su vez, no se convierte en europeo por el mero hecho de poner el pie en el continente europeo. La inmigración debe ser concebida como una oportunidad tanto para el migrante como para quien le acoge. Otra de sus afirmaciones más controvertidas es que cuanto menos integrados están en Europa los inmigrantes africanos, más favorecen la llegada de nuevos inmigrantes. ¿Cómo y por qué lo asegura? Las comunidades diaspóricas -es decir, los inmigrantes en Europa que quieren preservar su estilo tradicional de vida- constituyen «mostradores de bienvenida» para los recién llegados que también quieren vivir en Europa como vivían en su país de origen. Aquí funciona una lógica negativa: cuanto menos integrada está una comunidad de inmigrantes, más atractiva resulta para los nuevos inmigrantes que no se quieren integrar. El cambio climático y el calentamiento global, ¿puede tener algún efecto en esa inmigración masiva desde África hacia Europa que usted predice para los próximos años? Sí, pero como cualquier otra catástrofe natural o desastre político es algo impredecible, así que no he tenido en cuenta el cambio climático. Por el momento, es algo incuantificable. No se puede predecir con ningún tipo de certeza cuanta gente podría abandonar el continente a causa del avance de la desertificación o del aumento del nivel del mar. Asistimos en toda Europa al auge de movimientos nacionalistas y de extrema derecha que prometen convertir al Viejo Continente en una «fortaleza» infranqueable para los inmigrantes. ¿Es eso posible? Efectivamente, Europa ya ha bloqueado a tres millones de refugiados de Oriente Medio en Turquía, y al menos a 600.000 inmigrantes subsaharianos en Libia. Se han levantado verjas en muchos lugares y se han firmado muchas «convenciones de inmigración» -acuerdos para pagar por la retención de inmigrantes- con varios estados africanos. Así que sí, se pueden reforzar las fronteras pero sólo hasta un límite. El límite es tanto ético como práctico. Europa no será capaz, ni desde el punto de vista ético ni desde el punto de vista práctico, de contener un flujo migratorio sostenido desde África al nivel que está previsto que ocurra cuando una masa crítica de africanos escape de la pobreza absoluta. En su libro usted elogia el «modelo español» de inmigración de los últimos años, que en su opinión ha consistido en hacer un poco de todo sin pasarse y que ha logrado que no hubiera estallidos de xenofobia que beneficiaran a partidos extremistas. ¿La irrupción de Vox no le contradice? Vox revela los límites del «apañárselas como uno pueda», es decir, de los compromisos cotidianos pragmáticos entre la compasión y la represión. Yo no creo en un gran plan como respuesta al desafío migratorio entre África y Europa, sino más bien en la buena vecindad: uno no tiene por qué estar necesariamente entusiasmado con su vecino pero sabe que tiene que llevarse bien con él, así que dejas un margen para encontrar soluciones cuando tu vecino tiene problemas porque sabes que sus problemas también son tus problemas. Si ese es el «modelo español», todavía lo apoyo. Hemos hablado de Europa pero, ¿qué efectos tendrá en África esa emigración masiva? Le agradezco que me plantee esa pregunta. África está perdiendo de hecho a muchos de sus ciudadanos más dinámicos, más talentosos y mejor educados, quienes están dando la espalda a sus países porque allí no tienen esperanza en un futuro mejor. Europa no le hace un favor a África dándoles la bienvenida. El dinero que los migrantes envían a casa no desarrollará África -es una ayuda familiar, no una inversión productiva- y, lo que es más importante, no puede llenar el vacío que dejan esas personas dinámicas y educadas. La democracia no florece si no hay una clase media vibrante.
submitted by NoMeVoyMeQuedo to podemos [link] [comments]


2018.01.16 21:02 Jl182 Mark Twain recordándonos 129 años después

"A pesar de todos los cantos y filosofías blandas en sentido contrario , ningún pueblo conseguirá jamás su libertad mediante la cháchara bonancible y la persuasión moral, ya que es ley inmutable que todas las revoluciones que hayan de tener éxito han de comenzar con sangre"
Mark Twain - Un yanqui de Connecticut en la corte del Rey Arturo
Cabe destacar que el menciona la Revolución en el contexto del libro de la Rusia bajo los Romanov, la Bélgica colonizadora masacradora de africanos y la Holanda/Gran Bretaña en conflictos bélicos contra la población nativa de Sudáfrica.
Hoy en día no existen las monarquías tal y como en esa época y a caso la japonesa y británica pero si existe el autoritarismo que se ejercía por ellas y que hoy en día se ejerce sobre todos nosotros.
submitted by Jl182 to vzla [link] [comments]


2016.06.05 00:19 ShaunaDorothy Tras la masacre de Newtown - Hipocresía burguesa y ardides por el control de armas (Febrero de 2013)

https://archive.is/jhJNJ
Espartaco No. 37 Febrero de 2013
Tras la masacre de Newtown
Hipocresía burguesa y ardides por el control de armas
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard No. 1015 (11 de enero de 2013), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
Perpetrada en la secuela del asesinato de doce espectadores de una película en Aurora, Colorado, el 12 de julio de 2012, la masacre en la Escuela Primaria Sandy Hook de Newtown, Connecticut, llevada a cabo en diciembre por un individuo demente, llevó, como cabía prever, a un clamor renovado por que se limite más la posesión de armas de fuego en EE.UU. Con el presidente estadounidense Obama declamando que “no hay excusa para la inacción”, el New York Times (19 de diciembre) llamó a restaurar y fortalecer la prohibición de rifles de asalto que expiró en 2004. El 3 de enero, el primer día de sesiones de la nueva legislatura, se presentaron diez proyectos de ley sobre control de armas. Estas medidas prohibirían la posesión y transferencia de armas con cargadores de alta capacidad de municiones y requerirían una base de datos nacional de gente sin derecho a comprar armas de fuego, así como investigaciones de antecedentes para las transacciones en exhibiciones de armas, entre otras cosas.
Tal como las fuerzas reaccionarias de “la ley y el orden” señalan los asesinatos particularmente horrendos para impulsar una mayor aplicación de la bárbara y racista pena de muerte, así los liberales aprovechan las masacres como las de Virginia Tech y ahora Newtown para impulsar mayores restricciones o la prohibición total de la posesión de armas de fuego. El resultado en todos estos casos es que los derechos básicos de la población se ven pisoteados y el estado capitalista consolida y expande aun más sus asesinos poderes represivos.
Sólo un sociópata negaría el horror de lo que ocurrió en Newtown. Pero lo que está en juego ahora es una campaña renovada por parte del estado capitalista para imponer su monopolio de la violencia al destripar más aún el derecho a portar armas, el cual se codificó en la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense. Los marxistas nos oponemos a las leyes de control de armas y defendemos el derecho a la autodefensa armada, una necesidad de los trabajadores, los negros, las demás minorías y la población en su conjunto.
Un artículo de opinión en el New York Times (17 de diciembre) titulado “Reason to Hope After the Newtown Rampage” [Razones para tener esperanza tras la masacre de Newtown] presentaba a la población prácticamente deseosa de ceder sus derechos, y proclamó: “Los estadounidenses estamos dispuestos a cargar con el peso, como lo estuvimos tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, al aceptar el aumento en la seguridad cuando viajamos y acciones militares que antes hubiéramos evitado”. Eso es lo que dicen. El 3 de enero el presidente Obama continuó la campaña por el “aumento de la seguridad” al firmar la Ley de Autorización de la Defensa Nacional —el proyecto de ley anual de las apropiaciones militares— que permite la detención indefinida de ciudadanos estadounidenses.
El derecho a portar armas surgió de la Revolución Estadounidense y tuvo su antecedente en la Inglaterra de un siglo antes. A lo largo de las revoluciones burguesas de Europa y Norteamérica, que abarcaron desde el siglo XVII a mediados del siglo XIX, el principio de armar al pueblo, incluyendo el concepto de milicia popular, se consideraba parte de una defensa vital contra la tiranía. Pero, como señalamos en “The Second Amendment to the U.S. Constitution” [La Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense] (ver WV No. 1015, aparecido por primera vez en Spartacist [Edición en inglés] No. 43-44, verano de 1989): “Con la aparición en escena del proletariado como actor independiente, ‘el pueblo armado’ se volvió anacrónico, pues la población quedó polarizada sobre líneas de clase”.
Los regímenes despóticos prefieren mandar sobre sujetos indefensos; un pueblo armado puede resistirse. Para los negros, la autodefensa armada y otros derechos básicos fueron ganados con la Guerra Civil que aplastó a la esclavitud...e inmediatamente después estuvieron bajo ataque. En la lucha por construir y defender sindicatos, desde las minas de carbón de Virginia Occidental y Kentucky hasta los puertos y estaciones de carga camionera de la nación, los obreros se armaron para defenderse de los esquiroles rompehuelgas y la policía, los militares y los guardias de seguridad privada. Tras la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, los veteranos negros, con armas en las manos, conformaron la infantería de las primeras luchas contra el sistema de segregación Jim Crow en el Sur.
Sucede que los mismos que deciden a quién darle el privilegio de ejercer el derecho a portar armas son los mayores asesinos de masas que el mundo haya visto: la clase capitalista estadounidense. Incluso mientras Obama declaraba en Newtown que “estas tragedias deben terminar”, su aparato militar y de espionaje preparaba la siguiente ronda de ataques aéreos sobre Paquistán y Yemen. En un comentario titulado “Beyond Newtown” [Más allá de Newtown], el prisionero de la lucha de clases Mumia Abu-Jamal observó:
“A lo largo y ancho de Estados Unidos, ciudades en las dos costas y el Medio Oeste han sufrido pequeñas masacres, silenciosas y casi invisibles, donde decenas de padres pierden a sus hijos, las esposas a sus maridos y algunos maridos a sus esposas. Me refiero a la plaga de la violencia policiaca contra los negros en Nueva York, Chicago, Oakland y más allá”.
Ya por cierto tiempo, la lucha de clases y otras luchas sociales en este país se han encontrado en un punto bajo. Sin embargo, hay un enorme descontento social preparando el terreno para una lucha renovada. Los estadounidenses tienen armas y quieren conservarlas. Este es un hecho sociológico de la vida, y será un hecho útil cuando la masa de la población se sienta directa y abiertamente amenazada por un gobierno tiránico. Para los marxistas revolucionarios, lo crucial es que la clase obrera se levante como el defensor de todos los que sufren bajo la bota de los gobernantes capitalistas.
El estado capitalista: Portando armas contra el pueblo
Los llamados al control de armas emanados de la burguesía siempre han estado marcados por la más flagrante hipocresía. El ahora fallecido líder del clan Sulzberger, al que pertenece el New York Times y que está entre los principales exponentes del control de armas para las masas, era conocido por conservar una pistola en el cajón de su escritorio para lidiar con cualquier posible intruso hostil. El alcalde de la Ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, ciertamente no tiene por qué temer la confiscación estatal de las armas: tiene a su disposición al personal de la policía las 24 horas del día.
Se han burlado mucho de los recientes pronunciamientos de la bastante osificada National Rifle Association (NRA, Asociación Nacional del Rifle), y particularmente del discurso que pronunció su presidente donde levantó el llamado reaccionario a poner guardias de seguridad armados en todas las escuelas. Los alumnos de alrededor de un tercio de las escuelas públicas ya sufren revisiones y la arbitrariedad de guardias de seguridad e incluso de policías, particularmente en los guetos y barrios. Cabe señalar que actualmente la NRA está brindando el servicio útil de entrenar a maestros en algunos estados en el uso de armas de fuego.
La prensa liberal, a la que hacen eco los reformistas de la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional), lamenta que ésta sea una sociedad violenta (esa observación es similar a reconocer que a los calvos les falta pelo). De las barracas de los infantes de marina, donde el lema es “Mátenlos a todos, que Dios reconocerá a los suyos”, a los púlpitos de las iglesias donde los médicos que practican abortos son considerados merecedores de la muerte, la verdad innegable es que la violencia “es tan estadounidense como la tarta de cereza”, como dijo el militante negro de los años sesenta H. Rap Brown.
El asesinato de masas es un fenómeno frecuente en EE.UU. —y es normalmente el estado el que lo lleva a cabo—. En 1921, la policía de Tulsa bombardeó a la comunidad negra segregada, matando a 75 personas. En mayo de 1985, el alcalde de Filadelfia, el demócrata negro Wilson Goode, con la cooperación del FBI, mandó bombardear a la comuna MOVE, un grupo predominantemente negro con ideología de regresar a la naturaleza. El ataque mató a once personas, entre ellas cinco niños, y todo un vecindario negro fue incinerado. En 1993, tras un sitio de 51 días, el Departamento de Justicia de Bill Clinton ordenó un ataque contra la secta religiosa integrada de la Rama Davidiana, cerca de Waco, Texas, matando así a 80 hombres, mujeres y niños.
Los individuos homicidas que han llevado a cabo tiroteos masivos en los últimos años típicamente lo han hecho con armas semiautomáticas, como el AR-15, uno de los rifles más populares del país, el cual fue usado por el asesino de Newtown. Así que el lobby del control de armas está gritando sobre la necesidad de prohibir las “armas de asalto”. Un equipo de trabajo dirigido por el vicepresidente Biden, autor de la prohibición expirada de esas armas, tiene programado redactar una propuesta para renovarla y adicionarla con nuevas restricciones. La ISO está ayudando a inflamar el frenesí liberal, declarando en “How Does This Happen?” [¿Cómo puede ocurrir esto?] (socialistworker.org, 17 de diciembre):
“Los socialistas creemos que las armas son un síntoma de la violencia, no una causa; pero nadie puede ignorar lo que ese síntoma nos dice respecto a esta sociedad enferma, donde la gente puede comprar por Internet miles de cartuchos de municiones, incluyendo las balas de alto calibre que se usaron en Sandy Hook, cuyo único propósito puede ser la ‘cacería’ de seres humanos”.
El punto de partida de la ISO es la confianza en el estado capitalista.
El escándalo por las AR-15 y similares es moneda frecuente entre los liberales estadounidenses y de otras partes, que rutinariamente señalan hacia Japón, Gran Bretaña y otros países avanzados donde el control de armas es la norma. (Una excepción es Suiza, que sigue sólo a EE.UU., Yemen y Serbia en número de armas per cápita, y donde sólo hubo 40 muertes por arma de fuego en 2010.) Mientras en las ciudades estadounidenses la policía persigue a los jóvenes negros y latinos con el pretexto de la posesión de drogas y/o armas, en Gran Bretaña la policía detiene a jóvenes negros y asiáticos en busca de drogas y/o cuchillos. En ambos casos, la policía los trata con brutalidad y los mata impunemente.
La violencia patológica tiene lugar independientemente del tipo de armas que pueda conseguirse. El mismo día de la matanza en Newtown, un perturbado mental en China, donde la burocracia estalinista dominante mantiene un estricto control de armas, invadió una escuela primaria y acuchilló a 22 niños y un guardia escolar. En todos los casos, el fondo es que los trabajadores deben tener los medios para defenderse y defender a otros.
Derechos de los negros y derecho a las armas
Aunque casi la mitad de los hogares estadounidenses tiene por lo menos un arma, existe la percepción de que quienes defienden los derechos de la Segunda Enmienda son sólo los de la franja derechista, racista y antiinmigrante. Sí, existen lunáticos reaccionarios aficionados a las armas que creen que Estados Unidos enfrenta hoy una invasión de México o quizá de los helicópteros negros de la ONU. Pero la verdad básica del asunto es algo que solía ser bien sabido entre los militantes sindicales y negros: si las armas fueran ilegales, sólo las tendrían los policías, los criminales y el Ku Klux Klan.
La violencia peculiar que se halla entretejida en el entramado de la sociedad capitalista estadounidense surge principalmente de la opresión especial de los negros, una herencia de la esclavitud. Y cualquier lectura seria de la historia y la realidad social de este país deja en claro la absoluta necesidad de la autodefensa negra. A finales del siglo XIX cuando el terror racial barría el Sur, donde imperaba el sistema Jim Crow, la luchadora contra los linchamientos Ida B. Wells escribió:
“Las únicas ocasiones en que un afroamericano logra escapar de un ataque son en las que tiene un arma y la usa para defenderse.
“La lección que esto enseña, y en la que todo afroamericano debe reflexionar, es que un rifle Winchester debe ocupar un lugar de honor en cada hogar negro, y que debe usarse para esa protección que la ley nos niega”.
—citado en Jacqueline J. Royster, ed., Southern Horrors and Other Writings: The Anti-Lynching Campaign of Ida B. Wells, 1892-1900 [Horrores del Sur y otros escritos: La campaña antilinchamientos de Ida B. Wells, 1892-1900] (1997)
Esto no es sólo una cuestión de libros de historia. En junio de 2011, siete matones adolescentes blancos mataron a golpes a un obrero automotriz de 49 años llamado James Craig Anderson en Jackson, Mississippi, mientras coreaban “White Power” [Poder blanco]. De haber estado armado, posiblemente Anderson seguiría vivo.
Históricamente, la autodefensa negra siempre ha enfrentado una frenética represión estatal. Las primeras leyes de control de armas del siglo XX se aprobaron en estados como Carolina del Sur, Tennessee y Mississippi como un medio para desarmar a los negros ante el terrorismo del KKK. Con el ascenso del movimiento de los derechos civiles, el control de armas volvió a asociarse con el miedo de la clase dominante a la combatividad de los negros. Robert F. Williams, el líder del NAACP [Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color] en Monroe, Carolina del Norte, se vio forzado a abandonar el país por organizar un escuadrón para defenderse de los ataques racistas. En Louisiana, y algunos otros estados del Sur, los Deacons for Defense and Justice [Diáconos por la Defensa y la Justicia] recurrieron con éxito a las armas de fuego para proteger al movimiento de los derechos civiles de los ataques del Klan. Entre las armas comunes de los Deacons estaba la carabina M-1, un “fusil de asalto” que habían aprendido a usar en el ejército.
Un artículo de Jill Lepore publicado en el New Yorker (23 de abril de 2012) señaló que “en los años sesenta, la posesión de armas como derecho constitucional figuraba más en la agenda de los nacionalistas negros que en la de la NRA”. En 1965, el Consejo de la Ciudad de Nueva York pasó una ley específicamente para impedir a Malcolm X portar una carabina para su protección; poco después, fue asesinado. En 1967, la legislatura de California prohibió portar armas cargadas después de una manifestación de los Panteras Negras, ante el capitolio estatal de Sacramento, en la que estaban portando armas legalmente. Los Panteras habían estado patrullando las calles de Oakland, donde el terror policiaco había sido generalizado. La prohibición estatal vino seguida de otras leyes de control de armas al nivel nacional, especialmente tras los levantamientos en los guetos que siguieron al asesinato de Martin Luther King en 1968.
Hoy, los negros, que figuran desproporcionadamente como víctimas de la violencia armada, son los que más necesitan medios para defenderse. Sin embargo, en muchos centros urbanos, los llamados al control de armas estricto que impulsan demócratas negros como el congresista John Lewis y Al Sharpton encuentran cada vez más apoyo entre los habitantes de los guetos. Estos llamados no hacen sino alimentar los humillantes programas de detención-y-cateo que lleva a cabo la policía de Nueva York y la de otras ciudades del país.
Los crímenes violentos en los guetos y barrios son un resultado directo del extendido desempleo y la indigencia que produce el funcionamiento normal del sistema capitalista de ganancia. Los jóvenes empobrecidos arrojados a los vertederos del capitalismo no ven muchas oportunidades de salir adelante fuera de arriesgar sus vidas en el ejército o quizá aceptar algo de droga para venderla. Los marxistas llamamos por la despenalización de las drogas, lo que eliminaría las bases de la superganancia que representa el narcotráfico y su violencia concomitante.
Sobre todo, la situación pide a gritos una lucha clasista por empleos, vivienda y educación de calidad para todos. Esa tarea exige construir un partido obrero revolucionario que fusione la ira de los guetos y los barrios con un movimiento obrero revivido y muestre el camino para derrocar al racista sistema capitalista mediante una revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/37/newtown.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2014.09.02 05:53 vitingo El Tren Urbano y la necesidad de eliminar a la AMA (Parte III)

El siguiente texto es la opinion del Prof John H Stinson Fernandez:
El inicio de operaciones por parte del Tren Urbano enfrento varios retrasos, en parte, propios de esa modalidad de infraestructura para el transporte sobre rieles de pasajeros. Los estándares, certificaciones y regulaciones federales exigen múltiples y prolongadas pruebas antes de que estos sistemas puedan operar de manera regular. Cabe aclarar que los Estados Unidos no es el país que posee las modalidades y tecnologías más avanzadas para el transporte colectivo en cualquiera de sus modalidades terrestres, tampoco posee las certificaciones y regulaciones más estrictas. Ese lugar lo ocupan otros países como Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, Corea del Sur, Holanda, Japón, Noruega, Singapur y Suecia, así como la Unión Europea en general. En Puerto Rico no existe reglamentación local que no sea una de cumplimiento con la estadounidense. No existe, como por ejemplo, en el caso de California, estatutos asociados a esta u otras modalidades para el transporte colectivo, que añadan a los existentes al nivel federal, haciendo de éstos unos mucho más rigurosos.
Antes del año 2005 la entonces administración gubernamental de la Sa. Sila María Calderón, mostró mucha preocupación sobre el alto costo del financiamiento asociado con la construcción del proyecto de infraestructura del Tren Urbano. Ya para el año 2002 dos informes del Banco Gubernamental de Fomento advertían sobre el preocupante endeudamiento que se había sumado sin que todavía terminara la fase de construcción. También advertían sobre la ausencia de mecanismos fiscales concretos (fuente de pagos) para pagar las emisiones de bonos que se habían hecho y para eventualmente pagar los intereses a los compradores de esos bonos, así como el financiamiento de la operación misma del Tren. No obstante, era evidente que existía un concordato de que el proyecto había que terminarlo. Otra preocupación surgía precisamente del esquema en el diseño y cómo éste enfrentaba un imposible político y regulador (cumplimiento con FTA, NPCA) orientado a “integrar” a los mal llamados “mini-buses” (pisicorres) de los “públicos” a la línea de la ruta del Tren. Esto es así, ante la ausencia de cumplimiento por parte de estos operadores independientes con los estándares y marco legal de las certificaciones y regulaciones del FTA y otras actas federales. La propia AMA también enfrentaba dificultades, aunque muchísimas menos en el ámbito de las regulaciones. La única persona que hizo mención de este indisputable hecho fue la Planificadora, Sa. Adelyn Torres como Presidente de la AMA en el año 2003.
Por otra parte y en el caso de la AMA, era obvio que la cartografía de la servidumbre de las rutas del sistema es una históricamente autónoma de la línea de la ruta del Tren. Que los sitios y demografías de las rutas de la AMA en la región oeste del sistema están localizadas al norte del lineamiento de la ruta del tren y que éstas no tienen porqué tener vínculo alguno con la ruta en rieles. En otras palabras, son rutas que no necesitan del tren para cumplir con su cometido de movilizar y transportar personas. Las rutas MII, T3, 4, 8, 17, 19 y 28 (o sus antepasadas, MII, A3, B4, B8, B17, B19 y B28), por ejemplo, no necesitan del tren, como tampoco tienen porqué mover en o hacia el Tren Urbano. La demografía de su pasaje puede utilizar en algún momento el tren, pero no lo necesita para trasladarse. La Ruta 27 (antes B27) a Guaynabo fue forzada a salir desde Martínez Nadal, dejando el sector de Caparra Terrace sin transporte, y teniendo que crear la Ruta 30 como una machina entre el sector La Marina (PR#19), San Patricio, la Calle Escorial-Ave. Piñero (PR#17) y Martínez Nadal. La Ruta 29 también a Guaynabo no requiere vínculo alguno con el Tren Urbano.
Las rutas en la región oriental en la geografía del sistema es una totalmente autónoma e independiente del Tren Urbano. No hay razón sistémica alguna para que la demografía de usuarios asociada a las hoy rutas T6, T7, 41, 42, 43, 44, 46, 50 necesiten del tren para su movilidad cotidiana. A menos, como es el caso de la T7 y las rutas 26, 40 y 41, que lo utilicen porque desde Río Piedras algún usuario(a) tiene un destino en Hato Rey o en Centro Médico, quizás y mucho menos probable, en Bayamón. Otras rutas autónomas del Tren Urbano son las rutas T5 y 53, así como 10, 11, 15, 16 y 21. Las primeras discurren por el litoral costero norte de San Juan por los sectores de Isla Verde, Ocean Park, el residencial Luis Lloréns Torres, la Calle Loíza, Santurce y Condado en dirección al Viejo San Juan. Las otras utilizan la Estación Sagrado Corazón como punto de partida hacia el Viejo San Juan o el área de Santurce, pero sus demografías no necesitan del tren para movilizarse a sus destinos. De hecho, la mayoría opta por abordar la MI en Sagrado Corazón hacia puntos cercanos y de mejor acceso caminando en Hato Rey a lo largo de la Avenida Ponce de León (PR#26), si ese es su destino, que utilizando las estaciones del Tren Urbano, que les obliga a caminar una mayor distancia entre esos puntos. Lo mismo ocurre con la M3 que viaja a lo largo de la Avenida Ponce de León en Santurce y la T9 que hace lo propio por la Fernández Juncos desde el Viejo San Juan en dirección a Barrio Obrero por la Avenida Borinquen y eventualmente a la Avenida Barbosa (PR#27) y vice-versa.
La única realidad objetiva que tiene el diseño de tránsito en la ruta del Tren Urbano es que esta línea se origina en Bayamón. La ruta está pensada también como si ésta fuera la de un tren de cercanía (commuter train), con la gran distinción de que NO LO ES. La ruta solamente tiene una extensión de 10.7 millas (17.2km) y 16 estaciones. El tren no es otra cosa que un tranvía pesado que opera bajo un principio de rieles suburbanos, basado en el diseño de un sistema de estaciones donde cuatro de ellas funcionan como puntos de captación de pasajeros. Este diseño es uno propio del modelo suburbano empleado en los Estados Unidos, pero también en Canadá, España, Gran Bretaña, Australia, en el que se agrupan polos urbanizados a una considerable distancia de un centro metropolitano a una línea de rieles o inclusive de rutas de guagua tipo "coach". Las paradas en estas líneas o rutas utilizan el esquema conocido como “park and ride”. Este tipo de modalidad responde a un concepto geográfico caracterizado por la distancia y dispersión de polos urbanizados asociados a un eje urbano principal. Éste tiene un radio de distancia entre varios puntos de cercanía urbanizada en exceso de 25 o 40 millas de distancia, o como es el caso, por ejemplo, del radio de 187 millas cuadradas para una zona metropolitana "pequeña" como Baltimore. Aunque también puede ser la de una amplia región metropolitana, como es el caso de la geografía urbanista de la Ciudad de Nueva York, constituida por 12 condados en tres estados (Connecticut, New Jersey y Nueva York) y 5,000 millas cuadradas. Otro ejemplo muy similar son las ciudades de Londres con sus 3,236 millas cuadradas (Greater London) o el Distrito Federal de la Ciudad de México con sus 3,032 millas cuadradas y sus 24.5 millones de habitantes. Otros inmensos centros metropolitanos son Los Ángeles y Chicago en los Estados Unidos, Buenos Aires (Argentina), Sao Paolo y Río de Janeiro (Brasil), Tokio (Japón), Berlín (Alemania), París (Francia) y Barcelona y Madrid en España
El Tren Urbano boricua a duras penas conecta 40 millas cuadradas entre el norte urbanizado de Bayamón y Hato Rey. ¿Qué quiere decir todo esto? El Tren Urbano es un proyecto de infraestructura para el transporte colectivo de pasajeros que fue pensado para que la mayor parte de sus potenciales usuarios se alleguen al sistema mediante el uso privado de automóviles como la principal modalidad para su transporte. JAMÁS fue pensado para que la principal modalidad para la captación de usuarios fuese el transporte colectivo. NO PODEMOS PERDER de perspectiva, que Bayamón, punto de salida de la línea y servidumbre del Tren Urbano NO TIENE un sistema para el transporte colectivo. En otras palabras, los potenciales usuarios no tienen otra manera de como llegar hasta cualquiera de las tres estacione localizadas en la municipalidad que no sea en automóvil. Esto lo discutiré en un próximo escrito.
Cuatro de las estaciones del Tren Urbano fueron diseñadas exclusivamente como solares de estacionamiento. Este es el caso de Bayamón, Deportivo, Martínez Nadal y San Francisco. El solar más grande por metro cuadrado está localizado en la Estación Martínez Nadal, con poco más de 2225 estacionamientos. No obstante debido a la construcción de un edificio de estacionamiento multipisos por el Municipio de Bayamón, Deportivo es la estación con el mayor número de espacios de estacionamiento con 3,379 espacios. Edificación que también sirve al Centro Judicial de Bayamón. La Estación Bayamón tiene un área al norte con 510 estacionamientos y la Estación San Francisco tiene dos áreas localizada al sur y al suroeste de la estación con alrededor de 425 estacionamientos. Torrimar tiene una pequeña área de 35 estacionamientos disponibles y Jardines de Caparra una mucho más grande al noreste de la estación con poco más de 150 espacios, de los cuales se ocupan diariamente una media de 36. Hoy se construye un área de estacionamiento al oeste de la Estación Cupey en un área que una vez fue parte del alineamiento de la PR#21 y la PR#1, y que el diseño del Tren Urbano pensó que sería el lugar de llegada de la línea a construir a Caguas. Después de Plaza Las Américas, con sus poco más de 11,575 plazas de estacionamiento, el sistema del Tren Urbano tiene el segundo número más alto de plazas y áreas de estacionamiento en la región metropolitana comprendida por el territorio urbanizado entre Bayamón, San Juan y Carolina, para un total que se acera a la cifra de 6724. Plaza Carolina es la tercera localidad con alrededor de 4000 espacios disponibles.
El 91% del pasaje de rutina que tiene el Tren Urbano llega al sistema en un automóvil. Esa captación automovilística ocurre de dos maneras; o la persona llegó y se estacionó o la persona fue llevada por otro a una estación. En el primer caso, cada automóvil que ocupa una plaza de estacionamiento tiene una media de ocupación de una SOLA persona por vehículo, o una media de 93%. Menos del 7% hizo uso de un medio colectivo para el transporte para llegar a la estación, la restante décima llegó caminando o en bicicleta. Yo pertenezco a la décima que llegó caminando, o al 7% cuando llego a una estación desde una ruta de la AMA. La mayoría de las personas (67%) que por ejemplo, llegan en una guagua de la AMA a una de las estaciones, no lo hacen para abordar el tren, sino para cambiar de ruta. O sea, para abordar otra guagua de la AMA, o como en el caso de Sagrado Corazón, para abordar una de las tres rutas del metrobús administrado por First Transit (MI, M3, ME)
Todos estos datos yo lo he recopilado en mi trabajo etnográfico, contabilizando durante las horas pico, y en otras instancias fuera de éstas, cada una de las llegadas en automóviles, el parqueo en las áreas disponibles y contabilizando cada ocupante por automóvil. En el caso de la Estación Deportivo, el trabajo de observación y recopilación de datos se ha hecho para cada uno de los pisos del edificio. Este ejercicio de trabajo de campo etnográfico lo he realizado por la hoy suma, de todos los meses durante los pasados cuatro años. Esto quiere decir, que como el trabajo etnográfico es solitario, además de que tengo mis tareas lectivas en la UPR-RP, yo no siempre he recopilado los datos todos los días (con excepción del periodo de verano), pero la suma del trabajo de cuatro años recoge todos los días de un año natural. También tengo contabilizados la llegada en Deportivo de las personas que pagan el dólar que cobra el Municipio de Bayamón, se estacionan y acuden, no a la estación del tren, sino al Centro Judicial de Bayamón. Esta población comienza a distinguirse de la que se dirige al tren a partir de las 7:30am y continúa su mayor flujo hasta las 9:30am.
El diseño de la servidumbre geográfica esquematizado en la modalidad del transporte del Tren Urbano es una TOTALMENTE fundamentada en el principio individualizado del uso del automóvil como único medio de captación poblacional para el sistema. Es por esta razón que resulta casi imposible “re-diseñar” las existentes rutas de la AMA. Esto incluye también a la deteriorada y en muchos casos, inútil variante de las pisicorres o “públicos”. Esto ocurre como resultado de que el mismo diseño de la ingeniería de transportación NUNCA dejó de ser una que privilegiara el uso del automóvil como la modalidad indispensable para usar el Tren Urbano. En otras palabras, para utilizar un medio para el transporte colectivo hay que primero utilizar un automóvil para poder abordarlo. ¿QUÉ ES ESO? NUNCA se va a poder integrar las rutas de la AMA tal y cómo éstas existen y fueron diseñadas a lo largo de una historia de 60 años, a una modalidad como el Tren Urbano, porque esta última NUNCA fue pensada como una integradora del transporte colectivo. El automóvil NUNCA forma parte de un esquema colectivo del transporte. El automóvil es una modalidad PRIVATIVA del transporte. La planificación de un sistema operario para el transporte colectivo, precisamente tiene como objetivo, sustituir el uso privado del automóvil. El Tren Urbano requiere una demografía de uso basada en un automóvil privado. IMPOSIBLE.
Próximamente, el carroñeo del pasaje de la AMA para forzarlo al Tren Urbano.
John H. Stinson Fernández, Ph.D Etnólogo Catedrático-UPR RP 31 de agosto de 2014
submitted by vitingo to PuertoRico [link] [comments]


Connecticut Población - Poblaciónes de países y ...